Miningland
Smartcrush

Buscar Artículos

  • Inicio
  • Áridos
  • El sector de los áridos en España en 2018 y perspectivas 2019
Lunes, 24 Junio 2019 07:00

El sector de los áridos en España en 2018 y perspectivas 2019

Áridos Áridos

Desde que en el año 2006 se marcará el máximo en el consumo de áridos en España, con 486 millones de toneladas de áridos naturales, el mercado ha ido cayendo hasta alcanzar el mínimo de 85 millones de toneladas en el año 2013. En condiciones normales se esperaría que desde entonces el mercado hubiera despegado, estando actualmente en torno a los 180-220 millones de toneladas de consumo.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Somos hoy en día el país de Europa con menor índice de consumo/habitante/año, habiéndose cerrado el ejercicio 2018 con una producción de 120 millones de toneladas de áridos naturales, un valor que marca que en España el consumo es mínimo, muy alejado de lo que sería normal en un país con nuestro desarrollo social y económico.

LA DIMENSIÓN DEL SECTOR DE LOS ÁRIDOS EN 2018

El sector de los áridos es el principal suministrador de materias primas para la construcción de infraestructuras, para la edificación, para la industria y para la protección del medio ambiente, lo que le confiere el carácter de industria estratégica.

Es la segunda materia prima más consumida por el hombre después del agua y cada español ha consumido, en 2018 unos 2.590 kilogramos anuales, es decir unos 7,1 kilogramos diarios (en 2007 se consumieron cerca de 33 kilogramos diarios).

Los áridos se emplean en estas obras, como hormigón preparado, prefabricados de hormigón (el 80% del hormigón son áridos), mortero, aglomerados asfálticos (el 95% son áridos), construcción de carreteras (el 94% de los materiales necesarios para una carretera son áridos), ferrocarriles (balasto), etc. Estos materiales se emplean mayoritariamente en las etapas iniciales de las obras, por lo que la evolución de su consumo es un buen indicador adelantado de la eficacia de los planes de infraestructuras.

Según las estimaciones finales de ANEFA (AFA – Andalucía, AFAPA, AFARCYL, COMC), ARIVAl, ARIGAL y el Gremi d’Àrids de Catalunya, el año 2018 se ha cerrado con un crecimiento del 6,6%, para un consumo total de áridos naturales para la construcción de 121 millones de toneladas. No obstante, se ha experimentado en el ejercicio una desaceleración respecto a las perspectivas iniciales. Además, se mantienen variaciones territoriales importantes y una Comunidades Autónomas experimentó un nuevo decrecimiento.

A esta cantidad hay que añadir 1,7 millones de toneladas de áridos reciclados y 0,7 millones de toneladas de áridos artificiales. El consumo total de áridos para la construcción alcanzó los 123,3 millones de toneladas.

Es importante resaltar cómo la aplicación de los principios de la economía circular va avanzando de forma progresiva. Además de los áridos reciclados y artificiales, ya citados, dentro de las cifras de áridos naturales, se contabilizan 5,2 millones de toneladas de áridos procedentes de otras industrias extractivas que los producen como subproductos de los procesos de extracción y tratamiento principales. Es decir que, sobre los 123,3 millones de toneladas de áridos para la construcción producidos en 2018, 5,8 millones de toneladas (4,7%) no proceden de explotaciones de áridos.

  • Aunque el año fue más decepcionante de lo inicialmente esperado, se confirma el cambio de tendencia, aunque la industria se encuentra todavía muy lejos de los volúmenes de consumo aceptables y que son muy insuficientes para poder hablar de recuperación.
  • Esta tendencia es muy similar a las registradas para los sectores afines.
  • Desde el máximo previo a la crisis (2006), momento en el que la producción era de 486 Mt, el consumo de áridos para la construcción sigue en el -75,1% de lo registrado aquel año.
  • La distribución del consumo de áridos naturales para la construcción en función de las aplicaciones es la que se recoge a continuación:

En 2018, se ha procedido a modificar y a ajustar el procedimiento de cálculo del consumo de áridos para otras aplicaciones industriales. De acuerdo con este nuevo procedimiento, las canteras de áridos produjeron, asimismo, 45,4 millones de toneladas de áridos industriales con destino a la fabricación de aglomerantes, a la de productos cerámicos, a otros usos industriales a la industria alimentaria y a la exportación.

El 78% del consumo de los áridos industriales se destina a la fabricación de cementos y cales, que suman 35,2 millones de toneladas. Le siguen en importancia la industria del vidrio (1,7 Mt; 3,8%), la industria química básica (1,7 Mt; 3,7%), agricultura y jardinería (1,3 Mt; 3,0%) exportación (1,3 Mt; 2,9%) y la metalurgia básica (1,2 Mt; 2,6%).

Por lo tanto, en 2018 se consumieron 166,3 millones de toneladas de áridos naturales para el conjunto de aplicaciones. Contando los áridos reciclados y artificiales, se alcanzaron los 168,7 millones de toneladas de áridos totales.

En cuanto a su origen, los áridos proceden muy mayoritariamente de cantera (72,3%). El 23,2% procede de graveras, en claro retroceso, el 3,1% se origina como subproducto en otras explotaciones mineras, el 1,0% se produce en plantas de RCD y el 0,4% en plantas de fabricación de áridos artificiales.

VOLUMEN DE NEGOCIO

Se estima en 573,1 millones de euros el volumen de negocio del sector de áridos para la construcción, excluido el transporte.
El volumen de negocio de los áridos para otros usos industriales ascendió a 253,6 millones de euros. Por lo tanto, el volumen de negocio total alcanzó los 826,7 millones de euros.
A partir de los datos oficiales de la Estadística Minera de España, se puede calcular el valor medio de la tonelada de áridos, por Comunidad Autónoma, que ofrece una gran variedad territorial:

El valor medio nacional es de 4,86 euros/tonelada. En el caso de las canteras, el valor asciende a 4,98 euros/tonelada, un 24,8% superior al de las graveras que es de 3,99 euros/tonelada.

DISTRIBUCIÓN TERRITORIAL DEL CONSUMO DE ÁRIDOS NATURALES PARA LA CONSTRUCCIÓN

En otro orden de cosas, el crecimiento del consumo de áridos para la construcción, en 2018, muestra una evolución territorial positiva en la gran mayoría de Comunidades Autónomas, retrocediendo únicamente en la Región de Murcia (-5,8%). Castilla y León (+3,3%), Cantabria (+3,3%) y Extremadura (+0,8%) son las Comunidades Autónomas con el crecimiento más débil.

Por el contrario, Galicia (+13,3%) lidera el crecimiento, seguida de Madrid (+8,6%), la Comunidad Valenciana (+8,6%), Navarra (+8,3%), La Rioja (+8,1%) y el Principado de Asturias (+7,9%), que han tenido un comportamiento más positivo en crecimiento porcentual, aunque las variaciones absolutas en volumen de consumo son todavía muy pequeñas.

Navarra (-48,1%), Galicia (-61,4%), La Rioja (-64,4%), Castilla y León (-64,5%) y País Vasco (-64,5%) son, por este orden, las Comunidades Autónomas con menor incidencia desde el inicio de la crisis. En el otro extremo se sitúan la Región de Murcia (-85,7%), Canarias (-83,6%), Andalucía (-83,4%), Extremadura (-82,0%) y Madrid (-81,5%), con retrocesos todavía superiores al -80%. Con un promedio global de -75,1% desde el valor máximo.

Desde el punto más bajo de consumo de 2014, el incremento ha sido del +26,9%.

Aplicando la media europea por habitante, el país debería consumir, al menos, unos 240 millones de toneladas, es decir, cerca del doble del valor registrado en 2018.

Desde 2006, cuando el consumo de áridos por habitante en España era uno de los más importantes de Europa, con cerca de 12 toneladas / habitante / año, esta cifra ha sufrido una reducción considerable.

A pesar del incremento de 2018, hasta las 2,6 toneladas / habitante / año, sigue netamente por debajo de la media europea (5,4 toneladas / habitante / año). Estos valores siguen siendo más propios de países subdesarrollados del tercer mundo que de una economía occidental integrada en la UE como la española. De los 39 países Europeos para los que la UEPG elabora estadísticas, España ocupa, nuevamente, el último puesto.

Destacan, por lo negativo de los valores que presentan, la Comunidad de Madrid (1,4 t/hab./año), Canarias (1,5 t/hab./año), Andalucía (1,8 t/hab./año) y la Región de Murcia (1,9 t/hab./año). Navarra (7,0 t/hab./año) es la única Comunidad Autónoma con consumos superiores a la media europea.

Actualmente, España (que se encontraba en segunda posición en 2006) ocupa el noveno lugar de Europa en producción total de áridos, por detrás de Rusia, Alemania, Turquía, Francia, Polonia, Reino Unido, Italia y Noruega.

EMPLEO

El empleo directo asciende a 8.347 trabajadores, a los que hay que sumar otros 13.725 indirectos, para un total de 22.072 trabajadores, según los datos de la estadística Minera de España (2017) y datos propios. El incremento total de empleo se estima en un +2,3%.

Las Comunidades Autónomas de Galicia (16,3%), Andalucía (15,7%), Cataluña (14,1%) y Castilla y León (10,0%) son las que generan más empleo en el sector.

El peso del sector de los áridos en cuanto a generación de empleo directo en la industria extractiva es muy elevado en Islas Canarias (96,9%), La Rioja (90,0%), y el País Vasco (88,5%). Por el contrario, los niveles más bajos se dan en el Principado de Asturias (9,6%) y la Región de Murcia (28,0%). En conjunto, el sector de los áridos es el primer generador de empleo directo de la industria extractiva, con el 40,9% del total.

EXPLOTACIONES

Según los datos de la Estadística Minera de España (2017), el número de explotaciones de áridos activas (que reportan algún dato de actividad) asciende a 1.754, cifra que supone el 64,2% del total de las explotaciones mineras del país, habiéndose reducido la cifra en 45 explotaciones en el último ejercicio (-2,5%). Prácticamente se distribuyen al 50%, entre las 868 canteras (49,5%) y las 886 graveras (50,5%).

Según las informaciones de ANEFA, aproximadamente el 20% de éstas (unas 350 explotaciones), tienen una actividad casi nula, por lo que la cifra más real es de 1.400 explotaciones.

Cuatro Comunidades Autónomas, Andalucía (17,6%), Castilla y León (16,6%), Cataluña (16,2%) y Castilla – La Mancha (12,0%) destacan sobre el resto. En el País Vasco, Región de Murcia, Islas Baleares y Cantabria, el porcentaje de canteras es superior al 85%. Al contrario, en La Rioja, Castilla y León, Aragón y Castilla – La Mancha predominan las graveras, por encima del 70%.

El peso del sector de los áridos en cuanto a número de explotaciones es muy elevado dentro de la industria extractiva, con el 64,2% del total. Destacan las Islas Canarias (94,7%), Navarra (81,0%), La Rioja (78,7%) y el País Vasco (77,6%) por encima del 75%. Por el contrario, los niveles más bajos se dan en Galicia (35,6%) y la Región de Murcia (40,9%), que son las dos únicas Comunidades Autónomas por debajo del 50%.

ROCAS EMPLEADAS COMO ÁRIDOS

Las principales rocas empleadas para la producción de áridos para la construcción son la caliza (45,6%), las arenas y gravas (29,1%), el granito (6,4%), la dolomía (5,2%), las arenas silíceas (1,3%), los pórfidos (1,1%) y la ofita (1,1%). Todas éstas representan el 89,9% del consumo.

En cuanto a los áridos para otros usos industriales, los más empleados son la caliza (65,6%), las margas (12,1%), las arenas y gravas (5,2%), la dolomía (3,5%), la arena silícea (2,9%), la creta (1,5%) y la serpentina y dunita (1,3%). Todas ellas representan el 92,3% del consumo en aplicaciones industriales.

EL SECTOR DE LOS ÁRIDOS EN EL CONTEXTO DE LA INDUSTRIA EXTRACTIVA ESPAÑOLA

Como resumen de los datos anteriores, contextualizados en los de la Estadística Minera de España, el subsector de los áridos representa, respecto al conjunto de la industria extractiva española:

  • 1er subsector en empleo directo con el 40,9% del total.
  • 1er subsector en número de explotaciones activas con el 64,2% del total.
  • 1er subsector en volumen de producción con el 79,2% del total de las rocas y minerales extraídas.
  • 2º subsector en volumen de negocio con el 22,3% del total, tras la minería metálica.

PREVISIONES 2019

A pesar de que buena parte de los indicadores han iniciado el curso de forma positiva (buen tiempo en el primer trimestre, Semana Santa en el segundo trimestre, efecto de arrastre preelectoral, etc.), se puede presagiar un parón licitador y de la gestión y tramitación de muchas obras públicas, por los procesos de formación de los gobiernos tras las Elecciones Generales, Autonómicas y Locales, que pueden ser largos.

La desaceleración económica general y la ausencia de una planificación a medio y largo plazo han llevado a todos los sectores de productos de construcción a revisar a la baja las buenas perspectivas iniciales.

En este sentido, a estas alturas del ejercicio, se prevé un crecimiento del consumo de áridos del 5% para el conjunto del país, con muchas desigualdades territoriales.

Información adicional

  • Fuente:: Rocas y Minerales
Visto 534 veces
Copyright © 2019 | ConcretOnline | marca registrada.