CHRYSO
Sika
Master Builder Solutions
Myphor
Fosroc

Aditivos | Adicionesrss

Chryso Aditivos aclara la Eflorescencia en el Hormigón

Eflorescencia en el Hormigón

La eflorescencia ocurre cuando la humedad disuelve las sales en el hormigón y las lleva a través de la acción capilar, hacia la superficie. Cuando se evapora la humedad, deja detrás de si, éste depósito mineral. La eflorescencia no causa problemas estructurales, pero siempre daña el aspecto y la coloración del hormigón.

Este fenómeno es más común de lo que parece, y también puede afectar otros materiales además del hormigón, como el ladrillo y la piedra. Básicamente esta afección puede provenir de cualquier compuesto con ciertas características de solubilidad que suelen estar presentes en algunos tipos de materiales.

Ahora bien, ¿Es grave la eflorescencia en el hormigón?, ¿Puede eliminarse por completo de la superficie? ¿Qué causa la aparición de eflorescencia en el hormigón? ¿Se puede evitar la aparición de eflorescencia en el hormigón? Esta y muchas otras dudas, te las resolvemos a continuación.

CHRYSO

¿QUÉ ES LA EFLORESCENCIA?

La Eflorescencia es una especie de rash o erupción que se produce sobre la superficie de ciertos materiales. Se trata de una lesión que, debido a una reacción química, afecta superficies como las del hormigón, y cuya principal causa son los efectos de la humedad.

Se manifiesta mediante la aparición de manchas blanquecinas sobre la superficie de elementos como el hormigón y como mencionábamos anteriormente puede originarse a partir de compuestos solubles como sulfatos, cloruros, nitratos, carbonatos y silicatos.

Estos compuestos son impulsados por elevados niveles de humedad, migrando así hacia la superficie y depositándose sobre esta, es entonces cuando la superficie se seca y el agua es evaporada, produciéndose la cristalización de las sales solubles que se hallan en el agua, y originando lo que se conoce como Eflorescencia.

TIPOS DE EFLORESCENCIA

Actualmente se pueden determinar dos tipos básicos de eflorescencia en el hormigón y otros materiales similares, la eflorescencia primaria y la eflorescencia secundaria.

En el caso de la primaria es bastante común en la mayoría de obras o construcciones nuevas como resultado de la humedad, estas pueden desaparecer con el tiempo sin dejar ningún tipo de rastro.

La eflorescencia secundaria no solo es consecuencia de la humedad o la alta porosidad, esta se encuentra mayormente presente en construcciones antiguas en las que se han empleado materiales inadecuados durante los procesos de la obra o por una mala gestión de la misma. Este tipo de eflorescencia es mucho más difícil de eliminar, sobre todo si su origen se deriva de la porosidad de los materiales usados en la construcción.

¿Representa algún peligro la eflorescencia en el hormigón?
En primera instancia no, la eflorescencia en el hormigón no es más que un problema estético y superficial que primordialmente solo afecta el acabado de la obra.

Cuando se trata de un hormigón con coloreado exterior, como el hormigón impreso, esta afección es aún más notable, y por ende debe actuarse rápido si la apariencia del color del hormigón juega algún papel relevante.

Cuando se manifiesta la presencia de eflorescencia en el hormigón, una de las mayores preocupaciones es que este sea dañado o deteriorado como sucede en casos de corrosión bacteriana, problemas de carbonato cálcico o carbonatación.

Incluso los efectos que puede causar el agua de mar sobre el hormigón, sin embargo, la eflorescencia no representa ningún tipo de daño sobre la estructura del hormigón que pueda generar algún riesgo inmediato.

A diferencia de la eflorescencia, la carbonatación es un fenómeno natural ubicado como una de las principales enfermedades que afecta el hormigón y que puede dañar gravemente su estructura.

Aunque se trate de un proceso bastante lento, este se origina una vez que la cal apagada del cemento hidratado, también conocida como hidróxido cálcico, reacciona con el dióxido de carbono presente en el aire, dando lugar al carbonato cálcico, arrojando como resultado futuros problemas de corrosión que terminan es agrietamiento y deterioro del hormigón.

¿Por qué aparece eflorescencia en el hormigón?
Existen varios factores que influyen en la aparición de eflorescencia en el hormigón, este es un fenómeno bastante común que surge principalmente cuando los elementos usados en la construcción de obras como muros, pavimentos o revestimientos poseen sales solubles y son porosos.

También es muy normal que se presente en casos en que las superficies cuenten con algún tipo de filtración de agua o estén sometidas a extremas condiciones de humedad por capilaridad o con dificultades de condensación.

Puntualmente tenemos que la aparición de la eflorescencia en el hormigón se debe a:

  • La existencia y concentración de sales solubles en el hormigón.
  • Los efectos de humedad en la porosidad del hormigón que terminan disolviendo estas sales solubles.
  • Superficies expuestas constantemente a la lluvia y las bajas temperaturas.
  • A la adquisición de materiales con elevada porosidad.
  • Al mal manejo de los materiales durante el proceso de construcción.

Para que el fenómeno de eflorescencia se lleve a cabo sobre una superficie de hormigón, debe existir humedad, este debe contener sales solubles en su compuesto químico, y dichas sales deben pasar por un proceso de disolución en el agua y posterior evaporación, para luego ser transportadas a la superficie haciéndose visibles en forma de manchas blanquecinas.

¿Cómo evito que esto suceda?
En primera instancia lo mejor que podemos hacer es prestar especial atención a la adquisición de los materiales que se emplean al momento de la construcción, además de asegurarnos de contar con los sistemas adecuados de aislamiento y protección frente a la presencia de agua y humedad.

Es indispensable prevenir y tratar cualquier problema de humedad, sobre todo las humedades generadas por filtración o por capilaridad.

Sencillas acciones como impermeabilizar muros y paredes, evaluar cualquier posible filtración o existencia de fisuras, emplear materiales y morteros hidrófugos, o almacenar las piezas de hormigón correctamente sin apilarlos sobre superficies salinas, pueden prevenir notablemente la aparición de eflorescencia.

  • Veces visto: 252
© ConcretOnline | Marca registrada.