Skip to main content

Maquinariarss

La campana Mónica de “La Seu Vella” vuelve a casa gracias a la grúa compacta Liebherr LTC 1050-3.1 de Grúas Minguella

Grúa compacta Liebherr LTC 1050-3.1 de Grúas Minguella.
  • | Maquinaria
  • Fuente: Liebherr
  • Créditos de la imagen: Liebherr
  • Etiquetas: Liebherr

La campana Mónica de “La Seu Vella” de Lérida (Cataluña) ya vuelve a repicar. Hace ocho años bajaron esta emblemática parte del campanario de la antigua catedral de Santa María, conocida como la Seu Vella, para que fuera restaurada la pasada primavera en el taller especializado Grassmayr, ubicado en Innsbruck (Austria).

La grúa compacta LTC 1050-3.1 de Grúas Minguella fue la encargada de realizar el izado de la campana Mónica, una vez restaurada, para devolverla a su hogar. Esta parte esencial del campanario de la catedral de Lérida y perteneciente al patrimonio histórico de “La Seu Vella”, tiene un peso de 1,5 toneladas y fue elevada a 40 metros, con un radio de 15 metros.

«Uno de los grandes retos de esta maniobra fue el acceso a la zona de trabajo, ya que para llegar a la obra hay que pasar por dos arcos de piedra de 3 metros de altura y con muy poco espacio para el radio de giro», asegura Tomás Minguella, gerente de Grúas Minguella. «Así, para garantizar la máxima seguridad posible decidimos hacer trabajos previos de simulación y un plan de izado específico, dado el valor en sí de la campana Mónica», continúa diciendo Tomás Minguella. Por todo ello, la grúa compacta LTC 1050-3.1 de Liebherr fue una gran elección para llevar a cabo este trabajo, por sus reducidas dimensiones, sobre todo en altura y en capacidad de giro.

El 7 de mayo de 2014 fue la primera vez que la campana Mónica abandonó su casa, desde que fue colocada allí en el año 1486. Desde allí emprendió el viaje al taller Grassmayr, ubicado en Innsbruck (Austria) para ser reparada, ya que sufría una pequeña grieta que podía acabar por romperla. 8 años después, debido a diversas trabas burocráticas por tratarse de un monumento histórico, volvió a lo alto del campanario gracias a la grúa Liebherr LTC 1050-3.1 de Grúas Minguella que la izó a 40 metros de alto. «Haber realizado una maniobra de estas características supone para Grúas Minguella una gran satisfacción, por el hecho de poder contribuir a la historia y al desarrollo de nuestro territorio», concluye Tomás Minguella.

Grúas Minguella, vuelve a trabajar en la catedral de Lérida 25 años después

No es la primera vez que Grúas Minguella tiene que llevar a cabo un trabajo parecido. Hace 25 años, al no disponer de la grúa Liebherr LTC 1050-3.1 tuvieron que realizar trabajos de mantenimiento en la campana Mónica con su grúa móvil Liebherr LTM 1030, a la cual le desmontaron parte de la cabina superior y la apoyaron sobre tacos de madera, para que se elevase a casi 2 metros y, así, poder llegar a la altura necesaria por falta de la pluma telescópica.

Grúas Minguella lleva confiando en la maquinaria Liebherr desde los inicios de su actividad empresarial, por la calidad de sus productos y por su servicio postventa. Cuenta con un parque de 13 grúas, de las cuales el 100% son grúas Liebherr. Asimismo, fueron pioneros en adquirir la primera unidad en España de la grúa móvil Liebherr LTM 1450-8.1, la grúa todoterreno con mayor capacidad.

Artículos relacionados con:
"La campana Mónica de “La Seu Vella” vuelve a casa gracias a la grúa compacta Liebherr LTC 1050-3.1 de Grúas Minguella"

Veces visto: 339



 

Los datos que se recogen en este formulario únicamente se van a emplear para el fin que se solicita por lo que no serán cedidos en ningún caso.
Leer Aviso Legal y Política de Privacidad




  • banner promo lateral





 

CONGRESO DEL HORMIGÓN 2024